Click acá para ir directamente al contenido

Opinión

J.J.Jinks: "En este mundo donde llueven las fake news no existe una acusación de que algún Presidente chileno se haya enriquecido en el cargo"

J.J.Jinks: "En este mundo donde llueven las fake news no existe una acusación de que algún Presidente chileno se haya enriquecido en el cargo"

Lo hemos pasado mal en los últimos años y sobran las razones para quejarse, pero a veces una miradita al vecindario muestra que el apego a la democracia y tener gobernantes probos son bases desde donde es posible construir.

Por: J.J. Jinks | Publicado: Sábado 10 de diciembre de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Esta semana nuestro querido y colorido barrio nos recordó por qué en una lejana juventud nos creímos candidatos a tigres y nuestros ejecutivos hablaban fuerte en los VIP de los aeropuertos dando lecciones a quien los quisiera escuchar sobre la excepcionalidad chilena en Latinoamérica.

Nuestro ego tuvo un aterrizaje de emergencia post estallido, donde de un plumazo desapareció el engreimiento que se había ido cocinando a fuego lento y como es habitual en nosotros, entramos en una fase maníaca depresiva donde todo se había destruido y pasamos a ser el peor país del mundo.

Mientras tanto, la encantadora Cristina Fernández de Kirchner condenada a seis años de cárcel por corrupción sale a despotricar contra el sistema judicial argentino, y nadie pone en duda que pese a lo señalado por los tribunales de justicia seguirá en el cargo de vicepresidenta y dirigiendo los hilos del país.

Por su parte don Pedro Castillo realiza probablemente el golpe de Estado peor planificado en la historia de las interrupciones a la democracia, pero no por chambón nos podemos olvidar que intentó cerrar el Congreso y gobernar vía decreto.

Su detención hace que con alta probabilidad se sume a la triste seguidilla de presidentes peruanos que terminaron procesados por una u otra razón. Fujimori, Toledo, García, Humala, Kuczynski, Vizcarra y ahora Castillo han desfilado por la presidencia en los últimos años, y sin excepción se les ha acusado de obtener o intentar obtener beneficios económicos del cargo que ostentaron. Castillo además tendrá que dar explicaciones, no tan fáciles de dar, por sedición, merecido por burro.

Es en este contexto que vale la pena rescatar lo que ha sido la democracia chilena a partir del año 90. Ni siquiera en este mundo donde llueven las fake news existe hoy una acusación de que algún Presidente/a chileno/a se haya enriquecido en el cargo. Esto que lo damos como parte del paisaje, y nos parece de lo más natural, claramente no lo es en el contexto de la región.

Los presidentes han sido de todos los colores políticos, edades, género, profesiones, pero con sus aciertos y meteduras de pata siempre han puesto a Chile por delante de sus intereses personales.

Sin ningún ánimo exitista y menos del espíritu “Bye, bye Latinoámerica” que alguna vez nos invadió, es relevante destacar este valor ya que permite exigírselo a los que vendrán. No es solo la honestidad en el desempeño en el cargo, sino también un apego a la democracia y a la legalidad. Fueron muchas las voces que en su momento instaron al Presidente Piñera a renunciar al cargo para poner fin a la violencia en las calles.

Entre ellos no solo estaban las fuerzas que complotaron para derrocar a un Presidente legítimamente elegido, sino también parte de la derecha que estaba dispuesta a cualquier cosa con tal de aplacar a las turbas en las calles. Independiente de qué es lo que lo haya motivado, Piñera le hizo un gran servicio al país aferrándose al cargo y permitiendo que el país renovara su liderazgo tal como estaba previsto en la Constitución.

El que unos pocos hubiesen botado a un Presidente hubiese sido un precedente nefasto para nuestro futuro. Lo hemos pasado mal en los últimos años y sobran las razones para quejarse, pero a veces una miradita al vecindario muestra que el apego a la democracia y tener gobernantes probos son bases desde donde es posible construir. No las miremos a huevo.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR